Un rico polvazo con una ex-Miss Perú

Tema en 'Relatos Eróticos' iniciado por zem, 19 de Marzo de 2014.

  1. zem

    zem Bananero activo

    Registrado:
    19 de Marzo de 2014
    Mensajes:
    268
    Me Gusta recibidos:
    6
    La siguiente experiencia ocurrió hace poco, fue con una ex-miss Perú, muy alta ella y poseedora de una bella sonrisa y de un gran trasero que lo vemos moverse los sábados por la mañana. Yo ya la conocía, porque había hablado con ella anteriormente en algunas reuniones sociales y también porque habíamos coincidido en algunos eventos que organizo. Pero a decir verdad, en esas oportunidades no se me pasaba por la mente levantármela, ya que en ese tiempo ella era casada y se le veía muy feliz con su matrimonio y no quería romper esa felicidad. Pero a veces nuestras concepciones cambian y desde que me enteré que ya se estaba divorciando, comencé a mirarla con otros ojos y empecé a llamarla más seguido, claro está, sin llegar al extremo de hacerlo todos los días y hostigar.

    Si bien, yo me hablaba con ella, ya sea para contactarla para un evento o para simplemente conversar, nunca se me había pasado antes por la mente preguntarle para salir o invitarla a comer o hacer otra actividad, a pesar de que había cierto grado de confianza. Sin embargo, un viernes me atreví en una de mis llamadas a preguntarle qué iba a hacer el día siguiente, que quería invitarla a cenar, todo como un plan de amistad, pero a decir verdad, la primera vez me choteó, me dijo que ya tenía planes para ese día. Caballero nomás! Insistí en lo mismo el siguiente viernes, así que nuevamente la llamé con esa intención, esta vez me dijo que estaba libre; sin embargo, me preguntó “¿y por qué quieres salir conmigo?” a lo que yo le respondí que quería conocerla más, conversar, pasar un rato agradable sólo como amigos, además le dije que era una mujer muy atractiva y que me parecía interesante conocerla y saber un poco más de ella. Sin embargo, ella me dijo que le agradaba la idea de salir y conversar, pero que no le parecía adecuado salir con alguien en estos momentos, ya que estaba con los trámites de su divorcio y no se iba a ver bien salir conmigo, por más que sea en plan de amistad, ya que la prensa podría ampayarla. Yo noté esto como una segunda choteada, sin embargo luego de que me dijo eso, me sugirió mejor visitarla su casa, que si yo quería conversar, en su casa podíamos hacerlo y no era necesario estar en un restaurante u otro lugar para hacerlo. Bueno, no era lo que esperaba ya que pensaba que ella probablemente viviría con otras personas, pero peor era nada, así que le dije que llegaría a su casa a las 9pm.

    Llegó el día siguiente, sábado 9pm, yo ya estaba en su casa. Ella estaba con una blusa negra un poco escotada y con un jean ajustado con el cual uno podía ver su culazo bien formadito. Yo había llevado una botella de vino para no llegar con las manos vacías, así que la puso en su refrigeradora y luego nos sentamos en la sala. Como no escuchaba ni bulla ni movimientos en su casa, le pregunté por esto, y ella me dijo que estábamos solos en su casa, que no había nadie. Ya se imaginarán, en ese instante tuve una pequeña erección.

    Conforme transcurría la noche de ese sábado, seguíamos conversando mientras ya tomábamos el vino que había traído. Conversábamos de todo un poco, acerca de nosotros, nuestros planes, algunos próximos eventos hasta que toqué un tema que sin querer le hizo recordar a su ex-esposo y de la nada surgió el tema de su divorcio. Hasta ese momento yo no quería preguntarle nada de eso, porque me parecía un tema un poco delicado para ella. Sin embargo, muchas veces el alcohol sincera a la gente y parece ser que el vinito hizo ese efecto, ya que nos habíamos acabado la botella de vino. Bueno, me comentó que esto le había afectado mucho a ella, sobre todo por ser un tema de infidelidad por parte de él. Ella me iba soltando todos los detalles de esa infidelidad hasta que llegó un momento en que noté que se quebró y empezó a llorar un poco al recordar eso. Entonces me le acerqué para sentarme a su costado y la empecé a consolar abrazándola un poco como dándole ánimo. Qué rica piel estaba tocando! En ese instante se me empezó a parar más de lo que ya estaba. Yo seguía abrazándola y daba las gracias por comprenderla. En ese momento, ya mis piernas rozaban con las suyas y empecé a decirle que ya no recordara al tarado de su ex-esposo, que ella era muy linda y que él no merecía sus lágrimas, mientras yo le acariciaba el rostro. Ella se dejaba y a decir verdad, estaba ya un poco calentona por el vino, y así fue que empecé a besarla, pero al principio me dijo tímidamente “¿qué estás haciendo?” pero yo le dije que se dejara llevar y seguí besándola. Entonces, seguíamos besándonos muy rico en su sala, ella pasaba sus manos por mi pecho mientras que yo acariciaba sus largas piernas y tocaba parte de sus nalgas. Luego le besaba por la oreja y luego por el cuello mientras una de mis manos recorría todo su hermoso cuerpo. Llegó un momento en que mi mano ya estaba cogiendo su concha, y al sentirla ella me dijo "no por favor, creo que no está bien lo que estamos haciendo" pero yo seguía devorándomela a besos y seguía cogiéndole la concha y le decía “yo sé que también quieres, no te hagas” y le puse su mano en mi verga bien parada (con ropa aún), y ella la fue cogiendo poco a poco y así ella se fue excitando más. Ya excitada ella y decidida a hacerlo, se le quitó todo lo de “lady” de una miss y llevó mi rostro hacia sus pechos y fui quitándole rápidamente su blusa y el sostén, qué deliciosas tetas!! No eran tan grandes, pero sí estaban bien formaditas, con sus pezones marrones bien paraditos. Mientras le iba chupando los pechos ella me decía excitadamente "ay! quiero que me hagas el amor, hace tiempo que no lo hago". Wow!! Se notaba que quería pinga ya!! Así que mientras me banqueteaba acariciando todo su cuerpo, me fui desvistiendo, quedándome sólo en bóxer y a ella le fui quitando el jean, dejándola sólo con una tanguita roja chiquitita. Aún sentados en el sofá más largo de su sala, le dije que quería sentir su culazo, así que se sentó encima de mí, poniendo su culazo sobre mi verga parada y empezó a moverse muuuy rico, ella aún con su tanga y yo con bóxer. Qué rico punteo sinceramente!! Y no dejaba de banquetearme con sus nalgotas!

    Luego de esa rica punteada, la recosté en el sofá donde estábamos, y le fui quitando la tanguita lentamente. Mis ojos contemplaron una conchita totalmente depilada y casi cerrada, así que empecé a saborearla y a besar esa concha, con lo cual ya se escuchaban los primeros gemidos de ella, incluso llegué a introducirle el dedo medio y notaba que ya se encontraba húmeda su concha, así que me senté y ella me fui quitando el bóxer. Con mi pinga bien parada, se puso encima de mí y así lentamente fue entrando en ella y se escuchó un “ohh siiii!!”. Ufff!! Qué delicioso momento! Sentía que iba abriendo una conchita bien caliente y cerrada porque ajustaba muy rico. Se notaba que no se la metían hace tiempo! Entonces, se acomodó bien con mi pinga adentro y empezó a cabalgar muy rico, lento al principio y con movimientos circulares, pero conforme su concha se iba abriendo más, ella aumentaba el ritmo. “Aah aah! Uhmm uhmm!” no dejaba de repetir ella mientras me cabalgaba. Tenía un caballote encima de mí, cogiéndole sus nalgas y besando sus pechos. Luego de largos minutos de cabalgar encima de mí, se me puso en cuatro y le hice la pose del perrito. Ya se podrán imaginar el culazo que contemplaba mientras se la metía hasta el fondo. Uff!! Qué excitante era verla en cuatro! Luego, seguimos con la pose del misionero y con sus piernas largas en mis hombros dándole bien duro como debe ser y escuchando ya sus primeros orgasmos hasta que le dije para terminar en su culo, ya que no me estaba protegiendo. Francamente, ella se encontraba tan arrecha que me dijo “ay sii! Dame por mi culito!” y así aceptó hacerlo anal. Entonces, la puse de costadito, le humedecí un poco el ano y se la empecé a meter lentamente por ahí. Comencé introduciéndole la cabeza poco a poco para ir abriendo su culito, se escuchó un “aaahhh” de esos que excitan a uno, luego se la saqué un poco y sin avisarle se la metí todita con un poco más de fuerza, "aaaayy dueleee" y se escuchó un prolongado gemido de placer y dolor mientras veía que se mordía los labios mientras iba entrando toda mi pinga por su culazo. Qué rico apretón!! Y fui dándole rico y lento por ese culito bien paradito, sintiendo sus nalgotas en mi pelvis y escuchándola gemir de placer. Luego, la senté encima de mí para que cabalgue nuevamente encima de mi pinga dentro de su ano….qué culito!!! Ya no gemía, sino gritaba de placer "aah aah aah" mientras se movía bien rápido. Finalmente, la puse boca abajo y pude ver que su ano ya tenía un huequito un poco más grande, así que me puse encima de ella y se la volví a meter con todo, pero esta vez sentía cómo su anito se contraía y me apretaba muy rico el glande. Entonces, seguí dándole por ese culo taaan rico, esta vez las arremetidas eran más fuertes y yo le cogía las tetas mientras que ella arañaba y apretaba su sofá. Pero a pesar de las fuertes embestidas que le daba, me pedía que no me detenga y que le siga dando así "aah aah sigue sigue! auu auu!" Y así fue, le seguí dando en esa pose bien rico y duro, yo sentía que ya me venía dentro de ella, así que le apreté duro las tetas y aumenté mucho más la velocidad hasta que comencé a descargarle sendos y profundos chorros de semen dentro de su anito. Mientras la iba llenando de semen, ella movía su culito en forma circular, le di un rico beso con lengua y cayó rendida de placer con una carita de satisfacción. Qué rico fue venirme en su culo y no se la saqué hasta eyacular todo. Incluso, después que se la saqué, mi semen chorreaba de su ano y un poco llegó a caer en el sofá, así que ahí tiene un recuerdito mío. Sinceramente fue bastante la descarga lechera.

    Luego de que terminamos de tirar en su sala, me dijo que después de tiempo que tenía sexo con alguien y que le había gustado demasiado, por lo que me pidió que me quedara un rato más, aprovechando que la casa estaba sola para los dos. Ya se podrán imaginar para qué quería que me quedara!!
     
    #1
    A quimbaloca le gusta esto.
  2. zem

    zem Bananero activo

    Registrado:
    19 de Marzo de 2014
    Mensajes:
    268
    Me Gusta recibidos:
    6
    Respuesta: Un rico polvazo con una ex-Miss Perú

    Después de haberle dado muy rico por el culo en su sala la abracé muy fuerte y le pregunté si se sentía bien y me dijo que lo había disfrutado al máximo y me dio un beso lamiendo mis labios, yo también empecé a lamerle los suyos y jugábamos con nuestras lenguas. Yo le decía también “si supieras cómo aprieta tu culito” y seguíamos devorándonos a besos. Ella se encontraba muy sudadita por el esfuerzo desplegado, me decía “mira cómo sudo, tú eres el culpable!” yo le decía que me ponía muy arrecho verla sudadita y ver su carita sonrojada. Yo también sudaba y me decía que también la ponía arrecha tocar un cuerpo con sudor; sin embargo, muchos minutos después, me dijo para bañarnos juntitos y sentirnos más. Parecía que quería más pinga esta miss!!

    Entonces, recogió su ropa que estaba tirada en la sala, limpió los residuos de semen chorreados en su sofá y nos dirigimos a su baño para esa rica duchita. En el trayecto a su baño no dejaba de contemplar el rico culo que me había comido y le daba un par de nalgadas para ver cómo se movían. Entonces llegamos a la ducha, ella abrió el caño y entró primero, qué rico era verla mojándose!! Me dijo “entra! Está rica el agua!” así que entré y comenzamos a mojarnos los dos juntitos. Yo le pasaba el jabón por todo su hermosa silueta, entreteniéndome con sus tetas y con su conchita. Ella también me pasaba el jabón, sin embargo, se centró en una sola parte, en mi pinga. La cogía con sus dos manos, la pelaba y acariciaba mi glande diciéndome “uuuy qué grande es!” y se reía. (No sé si me lo habría dicho en serio o para excitarme más). Yo le dije que me la chupara y así fue que se agachó, se arrodilló, empezó a coger mi pinga nuevamente y se la introdujo por la boca. Qué rica mamada!! Se le fue todo lo de una ‘miss’. Me chupaba el glande como nunca y con su lengua jugaba con la puntita de mi pinga. De inmediato, mi pinga se puso muy dura y se me paró. Parecía que tenía en su boca su chupete favorito, no dejaba de mamármela hasta que me dijo “ufff ya me puse caliente otra vez!!” Entonces, no lo dudé ni un segundo, la puse de pie, la arrinconé contra la pared de la ducha, de espaldas mostrándome su culito tan rico y se la metí con fuerza por la vagina. Se escuchó un excitante “aah qué ricooo” sacando su lengüita y comencé con las arremetidas muy duras. Le agarraba las caderas, le daba palmadas a sus nalgas y la pegaba a mí para sentirla mucho más mientras la penetraba. Era muy rico puntearla de esa manera, sintiendo sus nalgotas y viendo cómo mi pinga se perdía entre ellas. Se escuchaban además los golpes de esas nalgas con mi pelvis en cada arremetida. Qué rico era tenerla así, ya que ella también movía su culito y me pedía que no me detenga “si si si! aah aah! no paresss!!” Pero luego, se la saqué por un instante, la volteé para que me mire y la arrinconé contra una de las esquinas de la ducha, me agarró del cuello y yo le levanté ambas piernas con mis manos y se la metí hasta el fondo nuevamente por su rica vagina. Ahí sí las arremetidas eran fuertísimas y sus tetas rebotaban, sentía su conchita bien caliente y no dejaba de gemir y de decirme “cógeme así asi asiiiii si si” ella ya había llegado al orgasmo, pero seguí dándole duro hasta que sentía que ya me venía dentro de ella, así que se la saqué y comencé a eyacularle fuera de su concha. Nos dimos luego un rico beso.

    Terminamos de ducharnos con todo y follada, nos secamos y nos dirigimos a su cuarto para descansar y continuar con la faena.
     
    #2
    A quimbaloca le gusta esto.
  3. mg1985

    mg1985 Bananero nuevo

    Registrado:
    2 de Septiembre de 2013
    Mensajes:
    27
    Me Gusta recibidos:
    0
    #3
  4. mg1985

    mg1985 Bananero nuevo

    Registrado:
    2 de Septiembre de 2013
    Mensajes:
    27
    Me Gusta recibidos:
    0
    #4
  5. zem

    zem Bananero activo

    Registrado:
    19 de Marzo de 2014
    Mensajes:
    268
    Me Gusta recibidos:
    6
    Respuesta: Un rico polvazo con una ex-Miss Perú

    Después de habérmela follado en la ducha, llegamos a su cuarto. Tenía una cama inmensa, es decir una cama king size. En mi mente me imaginaba cuántas cosas ricas más le haría pronto. Nos echamos y empezamos a conversar sobre cosas íntimas como nuestras primeras experiencias sexuales, con quiénes fueron, cómo fueron, etc., así como también me hablaba de cómo era su ex-esposo en la intimidad y valgan verdades, lo dejó mal parado. Pasaron varios minutos y seguíamos conversando hasta que me dijo que iría a tomar agua a la cocina. Así que se paró, sacó una tanguita muy diminuta, se la puso (toda decorosa jaja) y se fue a la cocina. Era inevitable dejar de ver ese tremendo culazo que se iba alejando hacia la cocina, así que yo también me paré para seguirla hasta su cocina. Llegué a ese lugar, y qué rico era verla de espaldas mostrando ese delicioso culo. No dudé ni un instante y me le acerqué para puntearla....ufff!! me acordé cuando punteaba a las flacas!! pero ese culito era otra cosa!! Ella al sentir mi verga bien parada entre sus dos nalgas se sorprendió y me dijo "hmm aún la tienes dura" y empezó a sobar su culazo por mi verga, mientras yo iba acariciando cada parte de su cuerpo, empezando a apretar rico sus tetas y a acariciar sus largas piernas. Luego, en plena punteada, ella levó una de mis manos hacia su concha, entonces empecé a apretársela y ella se fue excitando cada vez más, mientras nos dábamos un prolongado beso con lengua. Entonces, me di cuenta que esta mujer quería todavía pinga, así que mientras le besaba el cuello y sus pechos le dije para regresar a su cuarto, a lo que me respondió excitadamente "uy sí papi! quiero otro!!".

    Entonces, regresamos a su cuarto nuevamente y empezamos a besarnos ahí otra vez con lengua, mientras me iba bajando lentamente el boxer que tenía puesto. Seguíamos besándonos, ella me iba cogiendo mi pinga bien parada y me iba masturbando mientras me decía "uff qué pingón eres! jaja!" Yo también me reí y le dije "ese pingón es el que te hará gritar como loquita ahorita" Y luego de eso, se dirigió a su cama y se puso en cuatro....wow!!! qué rico culo!!!! Quería obviamente que le haga la del perrito! Entonces, no lo dudé, fui hacia su cama, le quité rapidamente la tanguita, primero le besé y le humedecí su concha que olía riquísimo, ya se podrán imaginar cómo gemía!!! Ya con su concha bien húmeda y ella en cuatro, se la metí todita por la vagina....qué rico era follármela en esa pose, con mis manos en sus caderas y haciéndola gritar, tal como se lo había prometido. Luego de varios minutos en esa pose, se sentó encima de mi pinga y empezó a cabalgar con unos movimientos muy sensuales encima de mi pinga!! En esa posición veía cómo mi pinga se perdía otra vez entre sus nalgotas y se escuchaban sus "oh oh si siii uffff!!" Luego de ella gozar con mi pinga, me dijo que terminara con la pose del misionero y que se lo haga bien duro. Entonces, ella se echó en la cama, me abrió sus piernas largas, yo estaba encima de ella, mientras ella jugaba con mi pinga y me decía "uhmmm... la tienes bien mojadita" Ella tenía mi pinga en una de sus manos, empezó a sobarla en los labios de su vagina y luego la fue metiendo dentro de ella con la pose del misionero. Con su concha bien caliente y mojadita y con sus piernotas alrededor mío comencé a hacérselo bien duro como me pidió. Me pedía que no me detenga "sigue sigue! así asi bieeen ricooo!! no la saques!!" así que poco a poco me la iba tirando bien rico mientras sus tetas rebotaban con las arremetidas bien duras. Seguí dándole bien duro con lo que empezó a gemir más fuerte y a escucharse sus orgasmos, los que me excitaban aún más y seguí tirándomela hasta que comencé a descargarle sendos chorros de semen dentro de su vagina. Mientras eyaculaba dentro de su vagina, ella cayó rendida sintiendo mis fluidos. Ufff! qué rico fue ese momento!! No se la saqué hasta botar la última gota de leche. Luego de esa profunda lechada, ella me dijo sonriendo "ay! me has dejado tu recuerdito" yo le dije preocupado "sorry, ¿no habrán problemas?" y ella riéndose me dijo "jaja! no mi amor! no estoy en mis días! Por eso quería que termines dentro de mí" y luego de eso me besó.

    Aquella noche sí que terminé muy exhausto, ella al parecer también, porque llegamos a tirar todo lo que restó de la madrugada hasta con su respectivo "mañanero". Nunca antes había tirado tanto con una mujer así y con qué mujer: una ex-miss!!

     
    #5

Compartir esta página