Mi experiencia con una modelo amante del yoga

Tema en 'Relatos Eróticos' iniciado por qwtee, 19 de Mayo de 2014.

  1. qwtee

    qwtee Bananero activo

    Registrado:
    26 de Junio de 2013
    Mensajes:
    537
    Me Gusta recibidos:
    17
    Esta experiencia me ocurrió hace días con una modelo peruana amante del yoga llamada Ornella Puccio. Es rubia, de ojos preciosos y cuerpo espectacular. Bueno, todo comenzó cuando en el trabajo estábamos viendo la organización de un evento y necesitábamos algunas anfitrionas. Entonces, me llegaron muchas propuestas entre las cuales figuraba el nombre de esta modelo. A decir verdad, no me moría por esta modelo, pero igual quería conocerla para ver si podía entrarle o no; además, había escuchado ciertos comentarios de que ella era una modelo “seria” y que no le entraba a los juegos y eso la hacía mucho más interesante para mí. Entonces, de todas las modelos ofrecidas, solo me contacté con ella y le dije que antes de contratarla para el evento quería tener una pequeña reunión con ella en las instalaciones de la empresa donde trabajo con la finalidad de conocerla y explicarle un poco en qué consistiría el evento. Ella normal aceptó y fue al día siguiente. Llegó a las instalaciones de la empresa vestida muy atractiva, con ropa ajustada como para contratarla de una vez por todas. Entonces tuvimos esa pequeña reunión en donde aparte de hablarle del evento, nos conocimos un poco más, hubo bromas y risas y luego intercambiamos números personales. Todo normal hasta el momento.

    Llegó el día del evento y pasmado de haberla visto aquel día en la reunión, decidí llamarla en la mañana para ir recogerla mejor en mi carro. Como era de esperarse, primera choteada: me dijo que ya había contratado un taxi y que llegaría por su cuenta al evento. Yo le insistí pero nuevamente me dijo que mejor no. Bueno, entendí un poco hasta que recibí una llamada dos horas después de ella. Justamente, me llamaba para ir a recogerla, ya que había tenido un contratiempo con el taxi que había contratado y no quería llegar tarde al evento. Así que quedamos en un lugar para recogerla en Miraflores (distrito de Lima), donde la esperé en mi carro y luego nos fuimos al evento. En el trayecto me hablaba del yoga y me la imaginaba las poses que haría ella gracias al yoga. Ufff! Ya empezaba a emocionarme jaja!

    Estuve todo el evento que duró hasta la noche, de vez en cuando conversando con ella y luego de este me ofrecí a invitarle algo como manera de agradecimiento y afianzar más los lazos laborales. Ella me dijo que le gustaría pero que ya estaba comprometida y que no sería correcto ya que alguien podía vernos, esta fue la segunda choteada, pero yo no me dejaba vencer, así que le dije que conocía bares caletas y que quería invitarle un trago nada más. Se iba animando, pero me pregunta hasta qué hora íbamos a estar, cómo iba a regresar, siempre poniendo un “pero” a todo. Aduciendo a mis técnicas de convencimiento, le dije que también sería para hablar de más eventos que se vendrían y que podía contratarla. Jaja! Florazo! Después de insistirle tanto, aceptó. Sí que era bien difícil esta modelo.

    Entonces, salimos del evento en mi carro y nos dirigimos a un bar escondido en Miraflores. Le invité un trago, especialidad de la casa, con el cual las mujeres comienzan a calentarse. Seguimos conversando, pero ya no de temas laborales, hacíamos bromas, nos reíamos, todo gracias a los tragos que le iba invitando. Ella ya se encontraba alegrona así que fue ahí donde le dije para seguirla en mi apartamento, que tenía una botella de vino y que me gustaría tomarla con ella. Ella, mareada, me dijo vamos y nos fuimos a mi apartamento. Sentía que poco a poco iba cayendo esta modelo.

    Llegamos a mi apartamento, estuvimos en la sala conversando más y tomando el vino que le había ofrecido. El vino, como entenderán, la puso más calentona, pero siempre me ponía un límite diciendo que ya estaba con alguien y que no intente hacer algo más. Eso me ponía más arrecho porque se hacía la difícil. Luego de que terminamos el vino, era ya pasada la medianoche, vi que se mensajeaba con alguien por su celular, me dijo que era su pareja que le preguntaba qué tal el evento, yo le dije que le diga que la está pasando muy bien, ella se rió y luego me dijo que ahora sí tenía que irse y se dirigió a la puerta, pero antes de que la abra me ganó la arrechura y la recosté sobre ella donde aproveché para empezar a besar y lamer su cuello, ella me decía “me tengo que ir, suéltame por favor” pero con una voz arrecha y dejaba que la siga besando. Le dije que se quedara mientras seguía besándola y ya comenzaba a acariciar sus deliciosas tetas, tomé su blusa y la desabotoné como pude, solo quería llegar al interior de su ropa, mientras tanto besaba su cuello, lo mordía y lamia con todas las ganas; mientras alcanzaba su ombligo con la boca, desabotoné su pantalón jean apretado el cual bajé hasta sus rodillas, permitiéndome ver la hermosa tanga brasilera que a duras penas alcanzaba a cubrir su hermosa concha casi rasurada, besé sus muslos, lamí sus rodillas, pasé mi lengua por su tanga permitiéndome olerla y sentir lo húmeda que se encontraba, mientras tanto ella acariciaba sus pechos y se mordía los labios, escuchándose ya algunos gemidos. Luego, procedió a cogerme de la cabeza y levantarme para empezar a besarme con furia mientras me daba la vuelta, no sé cómo me sacó la camisa, abrió mis pantalones y cuando menos lo pensé mi verga estaba frente a su boca, ella lamía mi verga como si tuviera hambre, la tragaba toda y la pasaba por toda su cara, sentía cómo la chupaba, parecía querer una gran descarga de leche y eso era lo que pedía. Luego de esa mamada inicial, la llevé a mi cuarto en donde terminamos de desvestirnos completamente, ella me llevó hasta la cama, seguía lamiendo y chupando mi verga hasta que me hizo llenarle la boca de leche…uffff qué rica descarga!! Cómo se tragó todito el semen esta mujer!! Terminó limpiando mi pinga sobándola con sus tetas.

    Una vez que terminé, la senté, abrió sus piernas permitiéndome ver lo empapada que estaba. Después de tremenda mamada, tomó mi cabeza y la hundió entre su concha, y empecé a lamerle su clitoris, ella se retorcía, gemía, no soltaba mi cabeza mientras me pedía que la follara sin parar, mi lengua incontrolable le daba placer y sus jugos salían cada vez más, mi cara estaba empapada, mientras chupaba su concha mis dedos se deslizaban produciéndole más placer cada vez. Había pasado un tiempo para el cual mi verga pudo reincorporarse de la espectacular mamada que me diera en principio, así que una vez listo, procedí a metérsela por la vagina bieeen rico primero con la pose del misionero, luego comencé a montarla en todas las posiciones, siempre mirando su cara de excitación, pude sentir cerca de 4 orgasmos durante ese tiempo, ella solo gemía gritaba y pedía más, parecia una golosa pidiendo más cada vez y entre cada arremetida más se retorcía. Nuevamente, estábamos con la pose del misionero y por fin llegó el momento otra vez de terminar, asi que procedí a follármela duro para sentir sus gemidos de placer y antes de venirme se la saqué y la bañé con mi leche en sus tetas. Literalmente, blanqueé sus tetas!

    Después de esa segunda corrida, pasó un tiempo para volver a reincorporarme, pero ella aún tenía ansias por seguir tirando, medio insaciable es esta mujer, así que empezó a realizar un trabajo bucal, el cual logró endurecer mi pinga nuevamente, cuando mi verga estuvo lista le dije que quería sentir su culazo, ella sintió un poco de temor, pero poco a poco la fui convenciendo de hacerlo anal, la besé y le dije que la quería sentir mucho más y así fue cediendo ella de a pocos. Entonces, me eché lubricante y con la pinga bien parada ella se montó como un jinete en un caballo, mientras iba entrando lentamente mi pinga en su ano ella gritaba de dolor, pero eso no fue impedimento para metérsela toda por el ano, ella se estremecía y gemía, pero igual empezó nuevamente a disfrutar. Después de un buen rato, se puso en cuatro exhibiéndome su culazo y pedía que la follara duro con la pose del perrito. Ya para esto, su ano ya estaba bien abierto, pero aún se sentía el rico apretón. Ya para terminar se puso de costadito y me dijo que se lo hiciera mas despacito, así fue pero al minuto procedí nuevamente a hacérselo duro y seguí dándole así mientras apretaba sus tetas hasta que me vine por primera vez dentro de ella por su ano. Uffff qué rico llené ese delicioso culo con proyectiles de leche!! No se la saqué hasta la última gota, incluso, me quedé ahí por un minuto más hasta que se la saqué y salía de su culo la leche que le había dado. Extenuados de toda esa faena, simplemente nos fundimos en el más delicioso beso para desearnos unas buenas noches, nos levantamos temprano y me dijo que lo había pasado muy bien conmigo esa noche, pero que no me hiciera ilusiones con ella ya que ella estaba comprometida. Obviamente, lo entendí y le pedí para hacer el respectivo mañanero de despedida, pero me dijo que ya no, porque lo que había ocurrido esa noche quedaba en esa noche y punto. Bueno, igual ya había follado con esta deliciosa mujer!
     
    #1
    Última edición: 19 de Mayo de 2014
    A quimbaloca le gusta esto.

Compartir esta página