la nueva camioneta Chevrolet Tracker

Tema en 'Carros' iniciado por M E G A T R O N, 28 de Noviembre de 2012.

  1. M E G A T R O N

    M E G A T R O N Bananero activo Super Moderador

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]


    La Chevrolet Tracker llegó de afán a Colombia, pero cuando tocaba. La presentaron hace un mes en el Salón de París como Trax para Europa, y desde hace poco se vende en México, donde la fabrican con material coreano.
    Apenas hubo despachos, Colombia fue el primer país latinoamericano en recibirla y ahora se prepara para hacerle
    una competencia directa y visceral a la Duster de Renault y
    espera cogerle alguna ventaja a la nueva Ecosport de Ford,
    que llega a comienzos del año próximo.
    La Tracker es el primer paso de Chevrolet en el mundo SUV y ofrece al mismo tiempo toda la condición de automóvil pues la plataforma es la misma del reciente Sonic, pero con la cabina de características de una camioneta de familia de tamaño mediano, sin pretensiones 'off road' pues no ofrece el 4x4.
    Tampoco es este su perfil ni probablemente el de la enorme mayoría de compradores de vehículos de este tipo, que van por el espacio, el tamaño, la altura sobre el suelo y quieren transpirar poder y seguridad desde su puesto de conducción más elevado.
    Pero no necesitan un aparato trochero. La mecánica del chasis es la convencional de un Sonic, con suspensión delantera independiente y un eje trasero flexible, todo sobre resortes espirales que la levantan del piso como corresponde a su funcionalidad. Esas suspensiones son excepcionalmente suaves y silenciosas, lo cual, sumado a una notable insonorización de la cabina, hacen que su marcha sea como sobre un delicado tapete. Simultáneamente, el ajuste de toda la cabina es perfecto, aspecto que acaba de crear un ambiente de gran confort y relajamiento pues el terreno y sus obstáculos dejan de ser una inquietud.
    La camioneta pasa por encima de todo sin protestas mecánicas y su solidez estructural parece a toda prueba. Los frenos son de disco adelante y tambores atrás, asistidos por ABS y con reparto electrónico del frenado. Funcionan sin reparos.
    La Tracker camina sobre llantas Continental en rines de aluminio de 16 pulgadas. Es estable, voltea fácil con la dirección hidráulica y
    el manejo general es algo transparente para el conductor. La estabilidad en línea recta a velocidad es correcta y se siente un vehículo tranquilo y seguro en carretera.
    El motor es un 4 cilindros de 1.800 cm3 de 138 caballos, una producción muy justa para su cilindrada que se respalda con una cifra de torque de 175 Nm. Tiene sistema variable de tiempos valvulares y el múltiple de admisión también camina con dos opciones de pasos de aire según la gama de revoluciones para
    mejorar la respuesta. Colmotores anuncia un consumo de 35 a 45 kilómetros por galón. No alcanzamos por cuestiones de tiempo del Salón del Automóvil a hacer una validación completa del dato, pero
    los kilómetros que hicimos nos indican que va mucho más cerca de la gama de los 35, y nada mejor.
    Lo manejamos en la versión con la caja de seis cambios automática que tiene, además, una función secuencial en la cual el computador hace las aceleraciones intermedias del motor para rebajar las velocidades, aspecto que suena muy deportivo en el ambiente casero de la cabina.
    La caja tiene muchas diferencias en las relaciones cortas por eso reengancha con mucha frecuencia el cambio anterior en el tráfico y con bastante ruido del motor, y eso le pega al consumo. Que, dicho sea de paso, tiene una molesta resonancia acústica en el
    escape en la zona de las 4.500 revoluciones.
    Hay también una caja de seis sin este aditamento secuencial que GM llama Tap Up/Tap Down, que se opera con una simple señal de un botón en la pera de la palanca de cambios y que funciona muy bien en los cambios cortos como para uso en carretera de montaña, pero no es tan inteligente en crucero.
    Existe una caja de cinco cambios manual que es probablemente la
    que mejor hace sentir el motor. La velocidad máxima no es su virtud pues ya es difícil verle los 150 kilómetros por hora en largo trecho, porque las relaciones de quinta y sexta en la caja que
    citamos son muy largas y no sobra potencia para explorar el velocímetro. Su hábitat ideal definitivamente es la ciudad.
    La vida a bordo es muy agradable, empezando por el ajuste y el silencio de funcionamiento. Tiene un tablero muy al estilo del Sonic y de las tendencias actuales de Chevrolet que se ven desde el Spark hasta esta camioneta, pasando por Sail y Cobalt. Cuenta con tacómetro análogo y en la versión más lujosa, llamada LT, hay un pequeño indicador digital del rumbo de la marcha.
    El radio es específico para la camioneta, pero de la misma familia y especificaciones de los vistos en los modelos recientes, y acepta CD, MP3 y tiene entrada auxiliar para alimentar cuatro parlantes
    y dos tweeters. Va en la consola central y tiene buena manipulación y lógica en los controles. El aire es de graduación manual pero de serie en toda la línea.
    En cambio, hay que pagar más para tener el techo corredizo,
    que abarca la parte delantera. Como cosa curiosa, los vidrios de las tres puertas traseras son más oscuros para que la cabina sea más fresca y tenga privacidad. Tiene guanteras por todas partes y hasta una 'caleta' debajo de la silla del copiloto, cuyo espaldar es abatible 90 grados para dar aún más espacio de carga, junto
    con la apertura 60/40 del espaldar trasero. También hay portavasos en abundancia, más que puestos de pasajeros,
    y un reposabrazo en el cojín trasero.
    Otra adición es el Chevystar de fábrica con mandos en el espejo y ahora tiene una aplicación para los smartphones que permite muchas más funciones interactivas desde el exterior, como bloquear y desbloquear las puertas, seguimiento del vehículo con el GPS, ubicación en parqueaderos y alertas de velocidad, entre
    otras.
    En suma, es una bonita camioneta, bien lograda en todas sus líneas, con guardafangos traseros sobresalientes al estilo Porsche Cayenne, muy buena altura sobre el piso y una cabina perfecta para el uso familiar, correctísima altura atrás para los ocupantes, acceso fácil y funcionamiento neutral.
    Es decir, va a todas partes sin problemas, pero no despierta adrenalina moverle el acelerador. Pero esa no es su misión pues es un vehículo útil, práctico, simple y suficiente en todos los aspectos que una familia requiere.
    Teniendo en cuenta que el mercado para estos vehículos es el más creciente entre los particulares y que la modalidad de
    las SUV racionales y familiares como esta es una novedad muy atractiva, se extrañaba un producto de General Motors para esta gama, y el que trajeron está muy bien acomodado al tipo de clientela que lo demanda y que no tenía opciones a su alcance pues la Captiva y afines están en otra órbita de precios.
    RECUADROS:
    Las tres opciones
    Es posible comprar la Tracker en tres niveles de equipo y precio,
    pero la diferencia esencial son las cajas de velocidades. Todas
    tienen el mismo motor 1,8 de 138 caballos. La LS, básica, con la caja mecánica de cinco adelante, vale 46 millones.
    Enseguida hay dos rangos de camionetas con la caja automática.
    La que viene convencional con seis cambios llamada LS
    automática vale 49 millones de pesos, y la que tiene la misma
    caja pero con la adicional función secuencial está en 52 millones.
    Obviamente, los equipos varían pero los accesorios fundamentales, como los dos airbags delanteros, están en todas las versiones.
    Un diseño para todo el mundo
    General Motors trabajó en este vehículo con el criterio de hacerlo
    global y compatible con todos los mercados y lo logró, pues es una camioneta de diseño bonito, bien plantada en el piso, ancha y vigorosa que comunica todo lo que la moda de las SUV exige
    pero dentro de límites de tamaño y características que bien pueden
    funcionar en Europa o en Manhattan, en Shangái o en Bogotá.
    FRASES:
    El tablero sigue la misma línea de los modelos recientes, con iluminación azul y toda la información condensada en un pequeño pero legible cuadrante.
    El baúl es muy espacioso y tiene una útil malla para asegurar objetos. está bien de acuerdo con la capacidad de pasajeros.
    Las lámparas delanteras tienen la función de luz día automática
    para mayor seguridad en ciudad y carretera.
  2. Jose Ochoa

    Jose Ochoa Bananero amañado Moderador

    Respuesta: la nueva camioneta Chevrolet Tracker

    Erda que belleza :K
  3. SHIKO

    SHIKO Bananero reconocido

    Respuesta: la nueva camioneta Chevrolet Tracker

    que chimba de caminoneta
  4. Osnaid.

    Osnaid. Bananero amañado Moderador

    Respuesta: la nueva camioneta Chevrolet Tracker

    Bien shimba parce....
  5. lomarquez

    lomarquez Bananero nuevo

    Respuesta: la nueva camioneta Chevrolet Tracker

    Me encanta! No la conocía!










    Sprayette
  6. wsajo

    wsajo Bananero reconocido

    Respuesta: la nueva camioneta Chevrolet Tracker

    Les comento, para que se bajen de la nube...
    No es sino lujitos. y gastona de gasolina, como todas de esa marca. dicen que desde 58 millones, y no tiene frenos ABS, Los espejos no se giran, como las camionetas mas viejas.
    Es estrecha, tiene unos detalles de motor, que aun no los han terminado de diseñar..

    Les recomiendo camionetas refull las coleos o las Toyotas, eso si es maquinas...

Compartir esta página