1. Hola Invitado ¿sabes que en Urabá están construyendo un Centro Comercial? Visita el sitio del nuevo Centro Comercial Nuestro Urabá y entérate de lo que sucede.

10 Datos sobre boca juniors

Tema en 'Deportes' iniciado por manteco, 3 de Enero de 2009.

  1. manteco

    manteco Bananero empírico

    10. Boca - Nueva Chicago (1983)

    [​IMG]



    Boca se comió un par de goleadas a principios de los ‘80 ante equipos como Ferro y Argentinos Juniors. Pero eran los mejores equipos del país y Boca estaba en crisis, con lo cual una goleada no está fuera de los cálculos. Pero lo que sí sorprende es el 5-0 que le propinó Nueva Chicago (haciendo de local en Vélez) el 1 de noviembre de 1983, por el Metropolitano. Boca, que lucía la publicidad de Vinos Maravilla en su casaca y estaba atravesando la peor crisis de su historia aunque no en el peor momento (ver más abajo), formó con Gatti, Di Natale, Pasucci, Alves, Donná, J. J. López (uno de sus 25 partidos en el club de la ribera), Berta, Bachino, Stocco, Gareca y Giachello. En el torneo, el equipo que dirigía Miguel Ángel López terminó séptimo, mientras que Chicago fue decimocuarto. Los goles de Chicago fueron convertidos por Otermín (2), Acuña (2, uno de penal) y Vera Benítez. Adicionalmente, Gatti le atajó un segundo penal a Acuña.


    9. River - Boca (1933)

    Quise poner al menos una instancia de las muchas que debe haber de antes de los ‘80. En 1933, Boca llegó como puntero a la última fecha del tercer campeonato de la Liga Profesional. Estaba un punto por encima de San Lorenzo, que visitaba a Chacarita. Boca jugaba con River en el viejo estadio de Palermo. Un triunfo ante su clásico rival, que aún no le había ganado en torneos profesionales, le daba el campeonato. Un empate lo hacía jugar una final contra San Lorenzo, asumiendo que (como ocurrió) los de Boedo le ganaran a Chacarita.

    [​IMG]



    River se puso rápidamente en ventaja con un gol de Bernabé Ferreyra. A los 12 se tuvo que retirar lesionado el defensor Basílico, quedando el equipo local con diez hombres al no haber cambios en esa época (se fracturó el brazo por un choque con Varallo, a quien la policía se quiso llevar por considerar intencional la lesión). Pero tres minutos después Ferreyra puso el 2-0 para River. Boca pudo descontar en el inicio del segundo tiempo, pero cuando faltaban 8 minutos otra vez Bernabé Ferreyra marcó, sellando el 3-1 para River que le sacó el campeonato a Boca y se lo dio a San Lorenzo. Evidentemente, Bernabé Ferreyra fue el Mazzoni de los ‘30 (?).
    Boca se quedó con la sangre en el ojo y recién pudo vengarse treinta años más tarde, cuando con un 1-0 con gol de Sanfilippo le sacó el campeonato a River y se lo sirvió a Independiente (que, por cierto, gracias a eso se clasificó a la primera Libertadores que ganó).


    8. San Lorenzo - Boca (1997)

    El Bambino Veira había heredado uno de los peores planteles de Boca de los últimos 20 años: el armado por Bilardo en 1996. En la cuarta fecha Boca visitó a San Lorenzo, equipo con el que Veira había salido campeón luego de 21 años, y del que se había desvinculado en el principio del torneo anterior. Boca formó con Abbondancieri; Vivas, Traverso, Lorenzo, Arruabarrena; Toresani, Cagna, Riquelme, Cedrés; Pedro González y Rambert. En frente, el San Lorenzo de Jorge “jogo bonito” (?) Castelli.
    El partido fue un tremendo baile de San Lorenzo, que terminó el primer tiempo ganando 3-0. La única razón por la que el resultado no fue aún más contundente fue que, en honor al afecto que el plantel sanlorencista le tenía al técnico de Boca, en el segundo tiempo aflojaron. Igual el marcador se amplió en un tanto, finalizando 4-0 con dos goles de Gorosito y otros dos de Silas (aquí uno de ellos). Boca terminó ese campeonato en la mitad de la tabla, sin conseguir ganar un solo partido de visitante, y para la temporada siguiente rearmó el equipo casi por completo.


    7. Boca - San Martín (Tucumán) (1988)


    Boca había arrancado la temporada perdiendo con Armenio, en un partido que entraría en esta lista si fuera un top 20 en lugar de un top 10 y que significó la despedida de Hugo Gatti. Después se empezó a recuperar, pero una derrota con Independiente en la décima fecha trajo una sucesión de derrotas. La peor fue en la decimosegunda, ante San Martín de Tucumán en la Bombonera.
    Ambos se quedaron con diez a los 25 minutos, gracias a la expulsión de dos centrales, Simón y Musladini (que jugaba en San Martín). Rápidamente Jorge O. López abrió el marcador, y Dante Unali puso el 2-0 con el que terminó el primer tiempo. Posteriormente dos goles de Antonio Vidal González y la expulsión de Fabián Carrizo dejaron a Boca 4-0 abajo y con nueve jugadores. Vidal González puso el 5-0 cuando faltaban 25 minutos, y a 10 del final Perazzo marcó el descuento del honor para Boca. A los 90, Unali volvió a convertir, sellando el histórico 6-1 del equipo que en esa temporada descendió al Nacional B.


    6. Chivas - Boca (2005)


    Boca llegaba a este enfrentamiento por los cuartos de final de la Copa Libertadores habiendo disputado cuatro de las últimas cinco finales, ganando tres de ellas. Se había ido Bianchi, pero Boca igual había conseguido la Copa Sudamericana del año anterior dirigido por el Chino Benítez, y como la Sudamericana es casi una Libertadores (?) había confianza.
    Boca venía bien. Había ganado su grupo y despachado fácilmente al Junior de Barranquilla en octavos. Para el partido con Chivas el técnico Benítez decidió hacer una innovación táctica: mandar a Palermo al banco. La idea era tener un equipo liviano para pasar por arriba a los mexicanos, bajo la teoría de que los mexicanos corren en todas partes (?). Resultado: 4-0 con baile para Chivas, y Boca colgado del travesaño para que la situación no se agravara.
    Quedaba la revancha, donde Boca tenía la ilusión de remontar la diferencia, aunque mayor que la ilusión era el miedo a que Chivas hiciera un gol de visitante que obligara a Boca a meter seis tantos. Pero eso no ocurrió. En su lugar, se produjeron incidentes promediando el segundo tiempo, que obligaron a suspender el partido que tenía el marcador en cero. Entre otras cosas, ocurrió el famoso escupitajo del técnico de Boca a un jugador mexicano, que le costó el cargo.


    5. Boca - Platense (1998)


    Volvemos al equipo del Bambino. Luego del espantoso Clausura, en el Apertura ‘97 las cosas mejoraron y Boca terminó segundo, con sólo una derrota en todo el torneo. River fue tricampeón, pero en el verano se le retiró Francescoli y fueron convocados varios jugadores para las distintas selecciones que se preparaban para jugar el Mundial de Francia. El Clausura ‘98 podía ser de Boca. Se sabía también que era la última oportunidad de Veira para ser campeón.
    Para la ocasión, Nike decidió hacer un cambio en la camiseta. A los diseñadores de la empresa se les ocurrió una idea brillante. En lugar de hacer una camiseta azul y amarilla, hicieron una amarilla y azul. Tendrían que haber ganado el Premio Nobel de Indumentaria (?). Boca ganó el primer partido ante Argentinos Juniors, pero el estreno de la camiseta se decidió que fuera en el debut del equipo en la Bombonera.
    Para la histórica (?) ocasión, Boca formó con Córdoba; Sergio Castillo, Bermúdez, Fabbri, Matellán; Solano, Cagna, Cardoso, Latorre; Barros Schelotto y Caniggia. Platense estuvo ganando 1-0 casi todo el partido gracias a un tanto tempranero de Mauricio Hanuch. Boca no lo podía empatar, y en los últimos 15 minutos se vino abajo. Godoy, otra vez Hanuch y Spontón pusieron el 4-0 para Platense en la Bombonera. Esa semana, El Gráfico tituló una nota sobre Hanuch “Otro Mauricio que amarga a Boca”.
    Algunos podrían decir que este partido no tendría que estar tan alto en el ranking. Pero seamos sinceros, hay pocas cosas más humillantes que comerse cuatro goles contra Platense.


    4. Palmeiras - Boca (1994)


    Boca fue campeón en 1992, luego de 11 años de sequía. Tabárez fue el técnico de ese equipo. En el torneo siguiente la interna del plantel salió a la luz, y los malos resultados provocaron la renuncia del uruguayo. Fue reemplazado por Jorge Habegger. Con él, y con las nuevas camisetas Olan que venían con la innovación de tener el “parmalat” sobre la banda amarilla con fondo amarillo y no azul como en el modelo de Adidas, Boca afrontó el inicio del Apertura y la Copa Centenario. Pero los resultados tampoco acompañaron a Habegger, y el ex técnico del Bolívar, que había dejado libre a Blas Giunta en una decisión que creó polémica, también renunció. Fue reemplazado por César Luis Menotti, y rápidamente el equipo levantó su nivel. No llegó a pelear el torneo pero había ilusiones para el año siguiente.
    Luego de todo esto, en 1994 Boca jugó la Copa Libertadores para la que se había clasificado al ganar el Apertura de 1992. En esa época, en los grupos de la Copa clasificaban tres de cuatro, y los dos equipos de cada país estaban en el mismo grupo, lo cual implicaba que cada uno salía de su territorio sólo en una oportunidad. Ese año, en el mismo grupo estuvieron los representantes de Argentina y Brasil. En otro grupo, donde también clasificaban tres de cuatro, estaban los representantes de Bolivia y Venezuela. Maravillas de la Conmebol.
    Quiero decir con esto que quedar afuera en ese grupo no era necesariamente humillante. Boca arrancó la campaña con un empate bien visto ante Vélez, como visitante, por 1-1. Luego, antes de tener tres partidos seguidos como local, viajó a San Pablo a jugar con el Palmeiras. A nadie le molestaba perder ese partido, después de todo clasificaban tres de cuatro. Lo que no se esperaba nadie fue la paliza que le propinó el equipo brasileño al de Menotti: 6-1, con cinco de los goles convertidos en el segundo tiempo (existe el lugar común que dice que los equipos de Menotti se vienen abajo en los segundos tiempos). Boca quedó con el ánimo por el piso, a tal punto que perdió los dos partidos siguientes, jugando como local, y fue el último en el grupo.
  2. manteco

    manteco Bananero empírico

    3. Boca - Gimnasia (1996)


    [​IMG]


    Bilardo contó más tarde que, luego del partido, recorrió el camino hacia el túnel mirando para arriba mientras los fotógrafos le disparaban (?). Cuando llegó al túnel tuvo que mirar los escalones para no caerse y, en sus palabras, “pum, la tapa de El Gráfico fue Bilardo mirando al piso”. Fíjense que, efectivamente, abajo de la palabra “papelón” se ve un pedazo del túnel



    Luego de ganar las elecciones el día que Boca perdió 6-4 con Racing como local, Mauricio Macri asumió en Boca en los últimos días de diciembre de 1995. Antes de que se terminara el año tomó tres decisiones importantes: reformar el estadio, echar al Beto Márcico y contratar a Carlos Bilardo como técnico del primer equipo. Los tres elementos se juntarían en la tarde del 5 de mayo de 1996.
    En la octava fecha del Clausura, Boca volvía a su estadio, luego de haber jugado de local en Vélez. Los palcos aún no estaban terminados, pero fue la inauguración del lavado de cara que se le hizo a la Bombonera junto a la construcción de esos lugares. El rival era el Gimnasia de Griguol, uno de los mejores equipos de esa época, que contaba con el refuerzo de Márcico, quien había optado por ir al equipo donde estaba el técnico que lo puso en Primera.
    Boca salió a la cancha con su atuendo habitual, y Gimnasia lo hizo con su camiseta alternativa, por lo que ambos equipos jugaron con el mismo color predominante sin que nadie dijera nada al respecto. Desde el inicio, el partido fue todo para Gimnasia. A los 2 minutos, Guillermo Barros Schelotto puso el 1-0. Diez minutos más tarde, puso el 2-0. Boca estaba desorientado, y antes de terminar el primer tiempo Albornoz y otra vez Guillermo B. S. dejaron el marcador 4-0. En el segundo tiempo Gimnasia tuvo un penal, que fue convertido por Márcico (quien tenía un marcado enfrentamiento con Bilardo desde la época de la Selección, en los ‘80). Luego del penal, el 10 de Gimnasia fue ovacionado por el público local. A poco del final Saccone puso el 6-0 con el que Boca inauguró la remodelación de su estadio.



    2. Barcelona - Boca (1984)


    En 1984, el Barcelona organizó, como todos los años, la Copa Joan Gamper. En esa oportunidad los catalanes invitaron al equipo que se caracterizaba por haber originado la fama internacional del fútbol argentino, con su gira europea de 1925. Era también el club que, junto a Argentinos Juniors, le había vendido a Maradona dos años atrás. Sin embargo, se encontraba en la peor crisis de su historia. Ese año Boca fue intervenido y su estadio fue clausurado. El club se salvó por muy poco de la quiebra.
    El equipo que dirigía Dino Sani formó el 21 de agosto con Gatti, Alves, Mouzo, Passucci, Córdoba, Krasouski, Alberto, Vázquez, Abdeneve, Morena y Mendoza. El Barcelona tenía, como casi siempre, un equipo poderoso, y Boca no tuvo forma de pararlo. A los 33 fue expulsado Passucci, cuando ya el partido estaba 2-0 gracias a los goles de Alesanco y Archibald. Después los goles se sucedieron: Archibald, Calderé, Alesanco, Schuster, Carrasco. Promediando el segundo tiempo, Fernando Morena marcó de penal el 1-7 para Boca. Posteriormente, Esteban y Marcos hicieron los últimos tantos de la peor goleada que sufrió Boca en toda su historia: 9-1.


    1.Boca - Atlanta (1984)


    [​IMG]



    El 8 de julio de 1984 es una fecha histórica para el club. Boca atravesaba un momento delicado institucionalmente, con graves problemas económicos y el plantel profesional en huelga. El presidente Corigliano atravesaba sus últimos días en el cargo, y a fin de mes pidió una licencia que fue un preanuncio de su dimisión. Pero, por lo menos, aún podía usar su estadio.
    Boca tenía que recibir en la Bombonera a Atlanta y, a falta de profesionales, salió a la cancha la cuarta. Ese día Boca formó con Medina; Franco, Manfredi, Dos Santos, Jorge Latorre; Tessone, Fornés, Peruchena, Ramírez; Torres, Vales. El técnico era Ernesto Grillo. Boca perdió 2-1 contra los profesionales de Atlanta
    Pero lo que pasó a la historia no fue el partido en sí. Es sabido que cuando dos equipos tienen atuendos similares, el local tiene la obligación de cambiar la vestimenta. Esta regla suele aplicarse también cuando juegan equipos con los mismos colores, aunque las camisetas no sean similares. De este modo, habitualmente cuando se enfrentan Boca y Central uno de ellos luce su indumentaria alternativa. De hecho, antes de que ascendiera Tigre, ese partido era la mejor excusa que tenían ambos clubes para cambiar sus colores. Lo mismo ocurría cuando Atlanta estaba en Primera.
    Cuando se planteó la necesidad del cambio de camiseta, en la utilería del club se dieron cuenta de que no existía un juego alternativo. Eran tiempos de menos marketing en el fútbol, y a pesar de que Boca contaba con indumentaria Adidas, no estaba prevista la situación.
    Entonces a los muchachos de la utilería se les ocurrió una idea para salvar la situación. Usar unas camisetas blancas de entrenamiento (con tres tiras de los colores de Boca), y escribir los números usando un fibrón. Como se ve en la foto (que está sacada de En Una Baldosa, que a su vez la sacaron del libro oficial de los 100 años de Boca), los números no fueron dibujados con la mayor prolijidad. Naturalmente, con el correr del partido la tinta se fue corriendo por el sudor de los jóvenes jugadores, pero la utilería salió del paso, no sin concretar la mayor humillación de la rica historia del club
  3. jfredy

    jfredy Bananero contento

    manteco gallina hp

Compartir esta página